LA HORA DEL CUENTO

LA HORA DEL CUENTO ES PARA QUE PUEDAS DISFRUTAR DE UN  RATITO DE ALEGRIA,IMAGINACION Y PARA QUE TENGAS GANAS DE DIBUJAR ESTE LINDO CUENTO ¡DALE ESPERO TU PARTICIPACION !
  
                                                             LA FAMILIA DE LA SOGA




   

Jueves, 7 de octubre de 2004

Al índice

Click para ir al índice

 

La familia Delasoga era una familia muy unida. Más que unida, un poco atada. Juan y María Delasoga se conocieron en un día de primavera. Se habían atado con una soga blanca, flexible y muy resistente y jamás se separaron.

Apenas habían nacido sus hijitos, Juancito y Marita, también fueron atados muy suavemente, por sus cinturas, con esa soga blanca flexible y resistente.

Diariamente mientras María cocinaba y hacía las cosas de la casa, su marido Juan trabajaba en el taller en el fondo, Juancito jugaba a las bolitas en el patio y Marita iba a la escuela, que por suerte quedaba a la vuelta.

Fue pasando el tiempo y si bien se mantenían cerca uno del otro, a María cada vez le dolía mas la cintura por los constantes tironeos de la soga blanca, flexible y resistente.

Una tarde, mientras María se puso a coser un pantalón gris y aburrido, sus hijos y su esposo se sentaron cerca de ella. Y pasó algo insólito: María agarró una tijera grande y brillosa y ¡tric trac! en lugar de cortar el hilo cortó la soga blanca, flexible y resistente.

Los Delasoga, al principio estaban muy asustados ya que nunca habían estado desatados. Pero uno a uno, muy de a poquito, fueron tomando coraje:
- Casi, casi... que me iría a la cancha a ver el partido - se animó a decir Juan el padre.
- Casi, casi... que yo me iría a inscribirme en un curso de computación - dijo María.
- Casi, casi... que me podría dar una vuelta a la manzana en patines - dijo Juancito
- Casi, casi... me iría hasta el Kiosco - dijo Marita

Cuando los de la familia Delasoga se encontraron por la tarde, estaban muy cansados porque habían tenido una tarde bastante agitada y no estaban acostumbrados a eso. Pero estaban muy felices. La familia Delasoga era una familia muy unida.

Y la Independencia es eso: Andar por la vida libres pero a la vez, muy unidos.